Who we are

martina

Una vez tuve un sueño en el que hacía  lo que más me gustaba en la vida y me sentía muy bien y era infinitamente feliz.

Cuando me desperté no tenía muy claro qué era lo había soñado, no me acordaba exactamente qué hacía en el sueño que me hacía sentir tan feliz, así que  me dediqué a pensar y pensar.

Un día me levanté convencida de que si hacía, en mi vida,  las cosas de acuerdo a mis valores, es decir lo que realmente quiero, terminaría viviendo lo que había soñado.

 

 

 

 

Tengo 15 años, me gusta aprender cosas, me gusta leer y trabajar con mis manos: dibujar, hacer trabajos manuales. También me gustan las matemáticas, la química y evidentemente los idiomas.

Ya se hablar español, francés, quiero aprender mejor inglés y por eso me propuse hacer el proyecto de Canadá. Tengo bases de alemán y seguro que en algún momento de mi vida lo voy a perfeccionar.

Cada día me doy cuenta que todos podemos hacer y aprender lo que nos propongamos, el todo es lograr la metodología que más nos convenga a cada uno y volver atrás si no se tienen las bases necesarias para lo que se está aprendiendo.

Me acuerdo cuando tenía como 10 años, una vez le dije a mi papá: “Papá no soy buena en matemáticas” y el me contestó: “Creo que puede ser que no tengas claros los conocimientos anteriores para poder aprender el tema que estás viendo en este momento”. Nos pusimos a repasar lo que había aprendido y nos dimos cuenta que si habían temas que no había entendido bien del todo. Una vez lo revisamos y lo entendí, TODO fue mucho más claro y fácil a partir de ahí.

Me gusta “estrenar” colegio. Creo que soy una buena “nueva compañera”. Tengo muchas ganas de entrar al colegio en Canadá. Tengo un poco de ansiedad, pero tengo muchas ganas de comenzar.

Ya les estaré contando de toda  mi experiencia. Les mandaré fotos y comentarios de lo que vaya viviendo en Calgary.